¿Por qué RR. HH es el socio estratégico del director de IT?

por Bob Egan, analista jefe, fundador del Grupo de Investigación Sepharim

Artículo patrocinado por Dell

Cuarenta y dos por ciento de los millennials podría renunciar un trabajo si la tecnología disponible es deficiente. En la mayoría de estadísticas demográficas en relación a los consumidores, pero especialmente entre los millennials, la mayoría de la gente se queja de que la tecnología que tienen en casa es más moderna y útil que la tecnología que tienen en el lugar de trabajo. Y mientras las compañías compiten por adoptar nuevas capacidades como teléfonos inteligentes, el 39 por ciento de los trabajadores dice que la confianza entre empleados y empleadores está disminuyendo o no existe confianza en absoluto (en inglés).  Pensemos en eso por un instante.

Casi la mitad de sus empleados puede estar lista para dejar su puesto de trabajo, ya sea porque odia la tecnología que utiliza en el trabajo o no confía en su empleador. ¡Impresionante!

Nos guste o no, los millennials son la primera de las futuras generaciones en conducir cambios masivos en el lugar de trabajo.  Existen dos observaciones de composición a tener en cuenta:

  • Los millennials están ascendiendo dentro de los cargos administrativos en el lugar de trabajo.
  • Los primeros y verdaderos nativos digitales, conocidos como Generación Z, están empezando a entrar en el lugar de trabajo.

 
Tenga en cuenta que las personas que componen la Generación Z son generalmente menos confiadas, con mayor rechazo al sistema y están más acostumbradas a tener todo personalizado para ellos que las generaciones anteriores.

¿Qué significa eso?

Si muchos CIO y sus grupos de TI han llegado a ser conocidos como el departamento del “¡No!”, entonces sospecho que los grupos de Recursos Humanos (RR. HH.) ahora están a punto de convertirse en el departamento del “¡Oh No!”.

Esto es lo que creo que está pasando.

En primer lugar, muchos CIO se han preocupado más por su capacidad para brindar un servicio o producto, mientras que los CEO, en particular, y el resto del banco CXO en general, se centran más en los resultados del negocio. En muchas organizaciones este paradigma de comunicaciones es una gran desconexión. Las migraciones en la nube son un ejemplo perfecto; rara vez se consigue alcanzar ahorros económicos al mismo tiempo que se subestiman los beneficios de impulsar la velocidad del negocio y la agilidad de TI.

En segundo lugar, los intentos por proporcionar soluciones móviles y BYOD (traer su propio dispositivo) han causado estragos en muchas organizaciones. Esto se debe generalmente a que estas soluciones se añaden a infraestructuras muy antiguas, extensiones de aplicaciones heredadas o adaptaciones, y soluciones de seguridad basadas en límites arcaicos. Y como hemos visto, cuando las TI se interponen en el camino, los millennials más que cualquier otro grupo hasta la fecha, toman el poder para sobrepasar las barreras colocadas en su camino hacia el éxito: de ahí el nacimiento de la IT clandestina y el uso de “aplicaciones no aprobadas” p.ej.: aplicaciones clandestinas. En algunas grandes empresas, he visto más de 18.000 aplicaciones clandestinas en uso.

En tercer lugar, el ritmo de las soluciones tecnológicas se está acelerando. Los datos están creciendo a una tasa tan exponencial que apenas podemos medirla. Según algunas estimaciones, más de 180 zettabytes para 2025, mientras IoT (Internet de las cosas) se arraiga. Nuevas preguntas surgen sobre cómo aprovisionamos, protegemos y analizamos todos estos datos para beneficiar el negocio.

Velocidad, inteligencia, personalización, velocidad de negocio y agilidad definen el nuevo amanecer digital. La mejor tecnología no se trata de habilitar negocios. La mejor tecnología se basa en el empoderamiento del negocio. Creo que esto es lo que define la transformación digital (en inglés).

Para muchos CIO que nadan en un mar de opciones tecnológicas saturadas bombardeándolos cada día, surgen problemas importantes, entre ellos:

  • ¿Cómo modernizar la TI para impulsar la velocidad del negocio?
  • ¿Cómo evolucionarán sus infraestructuras y soluciones empresariales, para ser al menos tan ágiles como esperan sus empleados que lo sean?

 
Lo que estoy describiendo no se trata de una interrupción. De hecho, a pocos o ninguno de los CIO o líderes empresariales con los que hablo les gusta la palabra “interrupción”. Se trata de una transformación digital. Se trata de cohesión digital; integrando perfectamente el poder de la computación, la creación de redes, el análisis y el aprovechamiento de estas capacidades en el futuro del lugar de trabajo. El objetivo es fomentar la conveniencia y la aplicación de la toma de decisiones que maximiza el valor de la empresa y minimiza lo mundano.

Para la mayoría de los CIO organizacionales, la cuestión crítica es el tiempo, no el dinero. Competir en la era del negocio digital se trata de acelerar la velocidad del negocio y la agilidad de los negocios, orquestando primero los servicios móviles y en la nube. Del mismo modo, en su núcleo, un negocio digital depende en gran medida de los análisis, los nuevos modelos de seguridad y la automatización.

Y se trata de talento. Nunca nos hemos enfrentado a la criticidad de atraer y retener gran talento como prioridad número uno. Habilidades que eran importantes incluso hace apenas cinco años se están volviendo menos relevantes, y las nuevas habilidades de nivel superior son escasas. ¿Qué significa esto?

RR. HH. y TI como socios

Creo que esto explica una tendencia que he visto en el último año. RR. HH se está convirtiendo en un comprador de TI. Ahora antes de que se abrume, permítame explicar que RR. HH no va absorber o consumir parte del presupuesto de TI como lo hacen algunos grupos empresariales y de marketing. En cambio, sus organizaciones de ventas podrían comenzar a desarrollar habilidades para hablar con un ejecutivo de Recursos Humanos generalmente no técnico que está emergiendo más que nunca como un socio con TI, tanto como influenciador corporativo y promotor de talentos.

Algunos de los problemas clave que enfrenta el Departamento de Recursos Humanos desde una perspectiva de TI son:

  • ¿Cómo ayuda una solución a hacer que nuestros empleados sean más productivos?
  • ¿Cómo crecerá una solución en particular a medida que crecen las demandas de nuestros empleados?
  • ¿Cómo nos ayudará una solución particular a atraer y retener a un gran talento?
  • ¿Una solución particular generará confianza o alienará a los empleados en el lugar de trabajo?

 
Recursos Humanos y TI pueden aprender uno de otro y convertirse en aliados para invertir en la modernización de la tecnología y en la adquisición de nuevos talentos. Los CIO y RR. HH son los actores estratégicos de una empresa.

Las empresas deben preguntarse cómo RR. HH y TI pueden trabajar juntos de forma más estratégica, para que puedan fortalecer sus roles estratégicos conjuntos en la empresa y entregar más valor a C-Suite y al resultado final.

Este artículo fue patrocinado por Dell, pero las opiniones son mías y no representan necesariamente las posiciones o estrategias de Dell.